Mantén tu coche siempre a punto

Consejos de Mantenimiento

Cuidar de los amortiguadores

Elemento clave de la seguridad en un vehículo

Los amortiguadores no se ocupan únicamente de garantizar una excelente experiencia de conducción en nuestros turismos: también son una garantía de seguridad, ya que su principal función es la de ayudar a mantener el control del vehículo, especialmente cuando se conduce a alta velocidad o cuando se produce una situación de riesgo, como un viraje brusco, un frenazo, etc.

¿Qué factores entran en juego en el buen o mal estado de los amortiguadores de nuestro coche? Pues factores como la carga propia del vehículo, el estado de las carreteras, el kilometraje o las causas de desgaste, que son muchas y muy variadas: el calor, el frío o la humedad.

La presencia de alguno de estos elementos reduce la eficacia de nuestros amortiguadores. Si no funcionan de forma correcta, pueden comprometer la seguridad del vehículo. Es importante someter al coche a revisiones periódicas (recomendamos que se realicen cada 20.000 kilómetros) ya que la degradación  de los amortiguadores es paulatina y no es fácilmente perceptible cuando se conduce lo que puede provocar que los usuarios no siempre se den cuenta de la pérdida de prestaciones.

Podemos detectar el estado de los amortiguadores con una sencilla operación. Con el coche parado en una superficie horizontal sin inclinaciones, pondremos las manos en el capó del coche y presionaremos con fuerza hacia abajo. Cuando lleguemos al punto máximo que podamos, soltamos y observamos la reacción del coche. Si solo oscila una vez, es decir, si vuelve a su posición original sin un rebote adicional, los amortiguadores están en buen estado. Si por el contrario se observan sucesivos rebotes (siempre en amplitudes muy pequeñas, por lo que hay que estar atentos), debemos pensar en revisarlos lo antes posible.

El desgaste de los amortiguadores tiene importantes efectos en el agarre del vehículo al suelo y en el confort de la conducción. Unos amortiguadores en buen estado maximizan el contacto de los neumáticos con la calzada, disminuyendo la distancia de frenado y por tanto aumentando la seguridad de la conducción. Mejoran el manejo y el control del vehículo y favorecen la comodidad de los ocupantes, ya que mejoran la estabilidad del habitáculo y proporcionan una marcha más suave.

Cuidar de los amortiguadores es muy sencillo: basta con conducir de una forma mesurada, sin pasarse con la velocidad y los volantazos bruscos, no tomar los badenes en pasos de peatones muy rápido, reducir lo suficiente la velocidad de ataque, no sobrecargar de peso el coche, no golpear bordillos ni subirse a las aceras.

 
 
¡Contactar ahora!
 
 
 
 

© 2017 Taller de chapa y pintura en Valencia – Talleres Orchill Todos los derechos reservados

|

Política de Privacidad

|

Aviso de Cookies

|

Diseñado y Desarrollado por Corem Web

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Ver política de cookies
El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies